Grandes sueños para pequeños soñadores

Grandes sueños para pequeños soñadores

Tras varios intentos y aunque no de la forma que yo esperaba, parece que finalmente habré contribuido a la educación de futuros perros guía.

 Al igual que la fotografía, que puede servir para concienciar sobre la conservación del medio ambiente, la pasión por los animales y en concreto por los perros, puede enfocarse hacia un fin social y humanitario como el que realiza la FUNDACIÓN ONCE DEL PERRO GUÍA, con la crianza de futuros lazarillos que ayudarán a invidentes a guiarse en su día a día.

Los cachorros son adoptados por familias en las que se les acompaña en su primera fase de socialización, una etapa crucial en su desarrollo, en la que deben acostumbrarse al trato y al entorno humano (casas, tiendas, transporte público, restaurantes…), así como algunas pautas básicas a la hora de convivir en una casa y de salir a pasear o hacer sus necesidades.

Al cumplir esta fase -que termina cuando el cachorro cumple aproximadamente un año de edad-, y si ha demostrado estar en óptimas condiciones físicas y temperamentales, el perro volverá a la Fundación donde recibirá su adiestramiento como futuro perro guía.

Los ejemplares reproductores cumplen una función fundamental y son la base del funcionamiento de la Escuela, asegurando la continuidad del ciclo que que produce los futuros guías. Cuidador@s, veterinari@s, adiestrador@s, criador@s… todo el personal de la FOPG, así como las familias educadoras forman un equipo coordinado que trabaja para formar a estos increíbles compañeros para quienes no pueden ver.

¡Es todo un orgullo contribuir a esta misión!

Porque… ningún soñador es demasiado pequeño, y ningún sueño demasiado grande 😉

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *