Primilla, el «halcón de los tejados»

Primilla, el «halcón de los tejados»

Siempre me han fascinado las aves, y dentro de ellas, las rapaces. Si vas a volar… hazlo a lo grande, ¿no? Águilas, halcones… señores del aire que no tienen rival en las alturas. Pero cuando ver a los  reyes cuesta, entiendes que los príncipes no están nada mal… sobre todo cuando viven a tu lado, en los tejados de tu ciudad.

Así fue como descubrí al cernícalo primilla, la rapaz diurna más pequeña de Europa que anida especialmente en ruinas o iglesias, como la de la Asunción de Nuestra Señora, la Basílica de Colmenar Viejo (Madrid), que desde hace muchos años alberga una de las colonias más numerosas de la comunidad, con una media de 15 parejas que vienen a criar cada año entre marzo y septiembre. Son los primeros migradores en llegar (de ahí lo de «primillas»). Vecejos y cigüeñas blancas les acompañan.

Aunque pequeñas, estas aves vienen de serie con todo el equipamiento de un halcón: alas apuntadas y estrechas, perfectas para alcanzar grandes velocidades, pico corto con el clásico «diente» de halcón, enormes ojos que les permiten una fantástica vista para distinguir de lejos a sus presas antes de abalanzarse sobre ellas, y esa capacidad de maniobra aérea que tan pronto les permite detenerse en el aire como un helicóptero, o lanzarse en picado como un caza.

 

He vivido cerca de la basílica durante años, y todas las tardes de verano me acercaba a verlos volar junto a los vencejos, a cual más espectacular. Cuántas veces me he pasado horas admirando sus piruetas en el cielo, sus cernidos, sus lances en picado como flechas, su elegancia natural.  Cuántas veces he soñado ser uno de ellos para verlo todo desde las alturas… y por fin iba a cumplir ese sueño.

Sin embargo, este pequeño halcón está en peligro de extinción. Como casi siempre, la actividad humana ha trastocado su delicado equilibrio y su número ha ido cayendo año tras año, desgraciadamente como sus vuelos: en picado.

El Ayuntamiento de Colmenar Viejo, en colaboración con GREFA, Terra Naturalis y el Ministerio de Fomento con su programa SEITT, han puesto en marcha un proyecto de seguimiento a los primillas de la Comunidad de Madrid. En el marco de este proyecto, se ha querido estudiar a un miembro de la colonia de Colmenar. Los técnicos capturaron un macho en una de las cajas nido del tejado, y procedieron a colocarle el emisor GPS satelital con el que se hará el seguimiento. La operación se llevó a cabo con sumo cuidado y causando el menor estrés posible al animal.

En la web EcoColmenar se puede hacer seguimiento de los nidos en directo, gracias a la instalación de cámaras 24hrs.

Con la información de su localización se conocerán las áreas de campeo y dispersión pre-migratoria, rutas de migración, zonas de invernada , y eventualmente (Dios no lo quiera), en caso de muerte se podría localizar el cuerpo y analizarlo para conocer y estudiar las causas. A mayor conocimiento,  mayor capacidad de actuación tendremos para evitar amenazas y ayudar a su urgente conservación.

Para mí ha sido todo un honor y un privilegio participar en este proyecto documentando con fotografías y vídeo todo el proceso, más si cabe en los tiempos de confinamiento y mascarilla que nos ha tocado vivir.

Espero que mi pequeño granito de arena sea no solo un tributo al «pequeño halcón de los tejados«, sino una manera de darlo a conocer al público. Quizá si conseguimos transmitir su belleza y los beneficios de tener un vecino tan eficiente en la caza de ratones e insectos, entre todos, podamos salvarlo de la extinción, para que siga adornando los cielos de nuestras ciudades muchos años más.

 

Vídeo resumen del proyecto:

 

Galería de imágenes de la operación:

 

INFORMACIÓN TÉCNICA

El marcaje de ejemplares de cernícalo primilla con emisores GPS se engloba dentro del  Proyecto de recuperación de la población de cernícalo primilla en la Comunidad de Madrid, en el marco de las medidas compensatorias derivadas de las obras de la M-50 (Tramo N-II, N-IV) y plantea varias líneas de trabajo:

  • Por una parte  conocer y caracterizar el uso del hábitat y el comportamiento reproductivo, en forma de características del movimiento, que realizan los cernícalos primilla en  diferentes colonias  colonias de  cría en la Comunidad de Madrid.
  • Mejorar la comprensión de la ecología espacial (espacio y el uso del hábitat), que caracteriza a esta especie con la aplicación del sistema GPS,  supone un paso fundamental para la planificación efectiva de planes de conservación,  como por ejemplo la protección física del territorio de caza y alimentación, y  la posibilidad de desarrollar  medidas agroambientales para mejorar la calidad del hábitat.
  • Por otra parte y dado el descenso significativo de la población de cernícalo primilla en la Península Ibérica, conocer con detalle las rutas de migración: zonas premigratorias, rutas migratorias de otoño, zonas de invernada, rutas de retorno de primavera a  las zonas de reproducción en la P.I.

 

P.S.: Agradecimientos: Juan Compañ, técnico de medio ambiente del ayuntamiento;  Fernando y Juan de GREFA, Óscar Díez compañero y gran fotógrafo de fauna que ha cubierto conmigo el reportaje, y Ezequiel Martínez que ha cedido amablemente unas tomas de vídeo de cernícalos en vuelo. Asímismo, al Arzobispado de Madrid y a la Basílica de la Asunción de Nuestra Señora por permitir el acceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *